. . .

Tenemos la prueba: Mónica Naranjo sin maquillaje es otra mujer (mucho más joven)

Mónica Naranjo es la diva española por excelencia, quizá la evolución de la diva española en el siglo XXI: una mutación de la mujer de rompe y rasga que tan bien representó Rocío Jurado. Nos hemos acostumbrado a verla siempre en su personaje, a ratos apabullante a ratos tierno, pero siempre con maquillajes espectaculares y su melena increíblemente producida. Incluso en su intervención televisiva como presentadora de «La isla de las tentaciones» mantuvo su icónico look, más fiesta de Nochevieja que playero. Probablemente por eso nos están sorprendiendo tantísimo las fotos que está publicando en su perfil de Instagram: no lleva nada de maquillaje y nos descubre una nueva Mónica Naranjo, ¡jovencísima! La sumamos a la lista de famosas que se atreven a salir sin corrector, base e iluminador y siguen estando guapísimas.

Aunque parecer más joven no tiene porqué ser el destino de ningún maquillaje, en Mónica Naranjo se da esa rara circunstancia en la que el ‘make up’ pone años. Probablemente porque los maquillajes televisivos son muy pesados, y también porque su excesivo personaje artístico pide mucho drama cosmético, el contraste entre su cara lavada y su rostro maquillado es brutal. Mónica Naranjo tiene 46 años, pero solo ‘sin producir’ se quita de encima al menos una década. Aquí, con su pelo natural y un maquillaje mínimo (quizá lleva un poco de colorete y máscara de pestañas) nadie diría que ha cumplido 40.

Mónica Naranjo acaba de lanzar un nuevo EP, «Mes Excentricitès Vol II», con versiones de artistas como Radiohead o Kim Wilde. Incluso en la promoción de este disco, a través de conexiones vía internet debido al confinamiento de la Covid, la hemos visto sin apenas maquillaje, mostrándose de una manera absolutamente natural. ¿Será este el indicio de una mutación de Mónica? Probablemente no, porque las divas jamás pueden dejar de ser divas, al menos sobre el escenario. Sin embargo, nos encanta ver también a la Mónica del día a día, sin filtros. Nos gusta vibrar con las divas, pero también comprobar que son humanas, como todas las demás.

También te interesa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *