. . .

Este es el truco viral con el que puedes arreglarte una uña rota sin salir de casa

Romperse una uña no solo es molesto, sino que además puede ser doloroso y, encima, siempre suele ocurrir en los momentos más inoportunos. Estas están compuestas de queratina, la misma proteína que también está presente en la la piel y el cabello. Y, al igual que ocurre con estos dos últimos, las uñas también pueden secarse y partirse. Además, el lavado de manos constante por motivo del coronavirus está contribuyendo al debilitamiento de las uñas. Suerte que hemos encontrado un truco viral para arreglarlas sin tener que acudir al centro de mani-pedi.

Si el momento de la rotura se produce cuando estés fuera de casa, limítate a envolver el dedo con una tirita, que mantendrá a salvo tu uña hasta que puedas repararla. Una vez llegues a casa aplica una capa de pegamento específico , deja que se seque por completo, y extiende una segunda capa si es necesario. Una vez se haya secado también esta pule la superficie con la zona pulidora de la lima.

Base Uñas Fuertes con Metionina de Masglo (10 €). Top coat de secado rápido que prolonga la duración de a manicura Quick-e de Essie (12,95 €). Aceite para cutículas Solar Oil de CND (17,54 €). Lima Smooth Operator 4-Way Nail Buffer de Deborah Lippmann (15 €).
Base Uñas Fuertes con Metionina de Masglo (10 €). Top coat de secado rápido que prolonga la duración de a manicura Quick-e de Essie (12,95 €). Aceite para cutículas Solar Oil de CND (17,54 €). Lima Smooth Operator 4-Way Nail Buffer de Deborah Lippmann (15 €).

Pero si buscas algo más duradero y de acabado profesional, toma nota del truco de la bolsita de té. Tan solo tienes que vaciar el contenido de una bolsa de té (también puedes usar un filtro de café) y después cortar un trocito pequeño que sirva de parche para cubrir la rotura de tu uña. Primero pon una capa generosa de base o de pegamento de uñas y mientras está aún algo pegajosa, coloca cuidadosamente (puedes usar unas pinzas de depilar para ellos) el trocito de la bolsa de té sobre la fractura. Una vez se haya secado del todo, aplica el esmalte para camuflar tu artimaña. Lo mejor es que este consejo sirve tanto para las uñas naturales como para las acrílicas, aunque en el caso de las segundas es un pelín más complejo que el resultado quede perfecto.

Y, si quieres evitar roturas futuras, ten en cuanta que las uñas quebradizas y débiles son las más propensas a descamarse partirse y romperse fácilmente, por lo que la prevención aquí también es clave. Te aconsejamos que utilices una base fortalecedora antes de aplicarte el color y que no te olvides de tratar, tanto cutículas como uñas, con un aceite específico, que aportará hidratación y flexibilidad, evitando así la rotura.

También te interesa