. . .

Dieta Keto: estos son los errores más frecuentes al seguir una dieta cetogénica para adelgazar

Aunque la dieta keto se remonta algunas décadas atrás, el mundo del fitness la ha vuelto a poner en la cresta de la ola hace relativamente poco, convirtiéndose en la dieta estrella low carb de los amantes del gym y el deporte, perfecta también para bajar rápidamente esos kilos de más que queremos eliminar antes del verano. Marcos Vázquez, autor del blog Fitness Revolucionario y experto en nutrición, analiza cuáles son algunos de los errores que se pueden dar con más frecuencia al hacer una dieta cetógenica y nosotras te los contamos para evitar un «epic fail» en tu operación bikini.

Video:Los errores más comunes en una dieta cetogénica

No basar la dieta en comida real

Si vas a hacer una dieta cetogénica lo ideal es basar tus menús en comida real, es decir, aquella que a simple vista ves de qué se trata sin necesidad de llevar lista de ingredientes. Pescado, marisco, vegetales, carne… y evitar productos ultra procesados que, aunque puedan ser los carb (bajos en carbohidratos) también incluyen ingredientes refinados. Barritas, batidos, galletas proteícas y todos aquellos ultra procesados que se comercializan como keto (perfectos para añadir a tu dieta cetógenica), no son el alimento más recomendable para mantener una dieta saludable.

“No pasa nada por tomar un batido sustitutivo un día especialmente ajetreado o un par de barritas de vez en cuando, pero si una parte importante de tus comidas sale de un paquete, tu dieta no es buena” afirma Vázquez. Así que ya sabes, conviértete en toda una realfooder si te propones hacer una dieta keto.

Reducir de golpe los carbohidratos

Otro de los errores más frecuentes al hacer una dieta cetogénica es eliminar o limitar los carbohidratos de golpe. Lo recomendable es bajar gradualmente la ingesta de carbohidratos para que tu cuerpo se adapte a la nueva situación.

Además, aún cuando ya hayas hecho esa transición, “al limitar tanto el carbohidrato vaciarás rápidamente tus reservas de glucógeno, eliminando de paso el agua que lo acompaña. Y con esa agua no perdemos solo líquido, también electrolitos. Gran parte de los síntomas asociados al comienzo de la dieta cetogénica, desde fatiga hasta dolores de cabeza, se deben a la pérdida de electrolitos” apunta Vázquez. Para evitar esto es recomendable reponer sodio, añadiendo algo más de sal a las comidas; potasio, de alimentos como las espinacas, el salmón o los aguacates; y magnesio del chocolate negro y las semillas de calabaza.

Comer pocas verduras

No toda la comida real es igual sino que hay diferentes valores nutricionales en los alimentos. ¿Por qué Marcos Vázquez incide en esto? Pues porque la dieta cetogénica es muy saciante por lo que vas a poder comer menos sin mucho esfuerzo. Este déficit calórico conllevaría un menor número de nutrientes en la alimentación y, además, las grasas no son tampoco de alta densidad nutricional por lo que el fallo en la dieta está servido.

Comer más verduras supone un aporte necesario de nutrientes con pocas calorías y por eso olvidarte de ellas supondría un error si lo que pretendes es seguir una dieta de adelgazamiento saludable. Además, van a cuidar de tu microbiota y ya sabes que una flora intestinal sana contribuye a un control de peso efectivo.

Centrarse solo en la dieta

Según Marcos Vázquez hay tres pilares fundamentales a la hora de adelgazar y perder grasa. Uno es indudablemente la dieta, pero los otros dos pueden verse descuidados y son de suma importancia para que la dieta sea un éxito. Estos factores son el entrenamiento y el descanso.

No prestar atención a estos dos elementos es un fallo garrafal “el ejercicio potencia los beneficios de la dieta, ayudándote a quemar más grasa y a mantener tu masa muscular. La combinación de déficit calórico y sedentarismo es destructiva para tus músculos.” La falta de sueño igualmente estará entorpeciendo avances en tu dieta y tus esfuerzos no habrán dado los frutos que se merecen. Provocaría un descenso en la producción de la leptina y el aumento de grelina, hormonas responsables del apetito y de la saciedad, además de subir los niveles de cortisol (hormona del estrés). Todo esto se traduce en la ingesta de un mayor número de calorías, por lo que acumularás más grasa y perderás masa muscular. ¿No queremos esto verdad? Pues duerme tus ocho horitas como mínimo que, además, es el mejor secreto de belleza.

Prestar poca atención a las calorías

La dieta cetogénica busca generar en el cuerpo un estado metabólico denominado cetosis, donde el organismo comienza a utilizar las reservas de grasa como fuente de energía. Este estado de poco va a servir si no existe un déficit calórico por lo que el fallo más común en este sentido es entrar en cetosis pero manteniendo un aporte calórico elevado, por lo que la pérdida de peso no se hará efectiva.

Esto ocurre cuando se abusa de los llamados «fat bombs», o snacks hipercalóricos keto o postres altos en grasa. “Aunque en moderación pueden ayudarte a mantener la adherencia (el placer nos motiva), en exceso pueden llegar a anular el déficit calórico que necesitas para progresar” asegura Vázquez. Por lo que no abuses de estos pequeños caprichos si no quieres sabotear tu dieta.

Si quieres deshacerte de esos kilos de más de cara al verano, la dieta cetogénica puede ser una buena aliada pero siempre bien planteada, seguida de cerca por un experto en nutrición y combinada con ejercicio y descanso. Todavía estás a tiempo de lucir tapizo este verano.

También te interesa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *